martes, 15 de marzo de 2016

LOS SANTOS DE LA MISERICORDIA | Teresa de Calcuta, misericordia con los más pobres

Todos recordamos a la Madre Teresa de Calcuta, de aspecto frágil y mirada cándida. Una mujer que hizo de la entrega a los pobres su razón de vida. Una verdadera santa en vida, que subirá a los altares este 2016, ya que será canonizada el próximo 4 de septiembre.

Agnes Gonxha Bojaxhiu nació en Skopje (la actual Macedonia) en 1910, en el seno de una familia católica albanesa. La profunda religiosidad de su madre despertó en ella la vocación de misionera. Apenas hechos los votos con 18 años (cuando eligió el nombre de Teresa para profesar), se marchó a Calcuta, ciudad con la que habría de identificar su vocación de entrega a los más necesitados, y que marcaría su nombre de por vida. Allí ejerció como maestra casi 20 años. Sin embargo, la profunda impresión que le causó la miseria que observaba en las calles de la ciudad la movió a solicitar a Pío XII la licencia para abandonar la orden y entregarse por completo a la causa de los más desfavorecidos, marcándose un objetivo claro: “Quiero llevar el amor de Dios a los pobres más pobres; quiero demostrarles que Dios ama el mundo y que les ama a ellos”.

Madre Teresa siempre tenía una sonrisa abierta y un abrazo maternal para pobres, leprosos y marginados. Una caridad que le nacía de la contemplación eucarística: “¿Habéis visto con cuánto amor y delicadeza trata el sacerdote el cuerpo de Cristo durante la Misa? Tratad de hacer lo mismo en la casa de los moribundos: allí está Jesús bajo la apariencia del dolor”. Una identificación eucarística plena, que se configuró como la propia identidad de la Congregación de las Misioneras de la Caridad, que ella misma fundó. Esa fe, esa presencia real de Cristo en sus obras era su razón de ser: “la diferencia entre nosotras y los trabajadores sociales está en esto: en que ellos trabajan por algo, mientras nosotras trabajamos pro Alguien. Nosotras servimos a Jesús en los pobres. Todo lo que hacemos - oración, trabajo, sacrificios - lo hacemos por Jesús. Nuestras vida no tienen ningún sentido, ninguna motivación fuera de Él, que nos ama hasta el final. Sólo Jesús es la explicación de nuestra vida”.

El enorme prestigio moral que la Madre Teresa de Calcuta supo acreditar con su labor en favor de “los más pobres entre los pobres”  le llevó a ser santificada no sólo por aquellos a quienes ayudaba sino también por gobiernos, instituciones internacionales y poderosos personajes, consiguiendo el premio Nobel de la Paz en 1979.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta esta noticia. ¡Gracias!