martes, 24 de marzo de 2015

"Santa Teresa se lo merece"



El tiempo, desde luego, no ha acompañado. Primero, el frío. Luego, la lluvia. Después, el granizo. Y, por último, la nieve. Fenómenos meteorológicos que muestran la cara más dura del invierno abulense. Pero el día ha estado cargado de emoción. La Reina Doña Sofía se ha acercado hasta Ávila para inaugurar “Teresa de Jesús, maestra de Oración”, la 20ª edición de Las Edades del Hombre. Una muestra extraordinaria con motivo del V Centenario de Santa Teresa de Jesús, y que abre sus puertas precisamente en el inicio de su semana más importante: la que nos condicirá hasta la conmemoración del mismo día de su nacimiento, el próximo 28 de marzo."Han hecho un esfuerzo enorme, pero Santa Teresa se lo merece. Vale la pena, de verdad. Es una maravilla". Esas han sido las palabras de la Reina a los periodistas cuando ha terminado su recorrido por dos de las tres sedes en las que se distribuye la exposición en Ávila. Doña Sofía visitaba, en primer lugar, la capilla de Mosén Rubí, para después acudir a la iglesia de San Juan, donde Santa Teresa fue bautizada el 4 de abril de 1515. Precisamente el mal tiempo ha condicionado el desarrollo de una itinerario en el que estaba previsto que la reina se trasladase a pie entre esas dos sedes, y que finalmente ha tenido que realizar en coche, para disgusto de los abulenses que la esperaban bajo sus paraguas.

El Obispo de Ávila le explica a Doña Sofía
las particularidades de un curioso
retablo portátil
La Reina ha estado acompañada de multitud de autoridades civiles, pero también religiosas. Varios obispos de las diócesis castellanoleonesas han estado presentes en la inauguración. Entre ellos, el Arzobispo de Valladolid y Presidente de la Conferencia Episcopal, el Cardenal D. Ricardo Blázquez. Y, por supuesto, el Obispo de Ávila, Mons. Jesús García Burillo, quien es además el Presidente de la Fundación Edades del Hombre. En su discurso, Mons. García Burillo ha subrayado que el principal objetivo que ha movido la muestra ha sido “resaltar el magisterio” de Santa Teresa tanto en el ámbito de la oración, como en el de la vida.

Recordamos que más de 200 obras de autores como Zurbarán, Salzillo, Goya, Martínez Montanés, Juan de Juni o Gregorio Fernández forman parte de esta muestra que cuenta con la peculiaridad de que muchas de ellas, al menos 120, nunca antes había sido vistas por el público al proceder de conventos de clausura. El resto de la obras han llegado de catedrales de prácticamente todo el país y de museos de primer nivel.

Otra de las novedades de esta exposición es que es la primera vez que una muestra de las Edades es compartida por dos diócesis distintas; y es que “Teresa de Jesús, maestra de Oración” se distribuye encuatro sedes: tres de ellas, en Ávila y una en Alba de Tormes. El recorrido expositivo se compone a su vez de cinco capítulos, de los que cuatro, puedenverse en las sedes abulenses. La muestra que abre sus puertas al público mañana, podrá visitarse hasta el próximo mes de noviembre.



domingo, 22 de marzo de 2015

Dejando huella

Rafa, uno de nuestros seminaristas, hablando de su vocación
en el Colegio diocesano Asunción de Ntra. Sra.
Del 19 al 22 de marzo, en torno a la festividad de San José, el Seminario Diocesano de Ávila celebra el Día del Seminario. Este año la campaña tiene un marcado carácter teresiano, dado que estamos inmersos en el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Por eso, el lema elegido para la ocasión es "¿Qué mandáis hacer de mí?", unas palabras de la propia Santa de Ávila, que aluden a su disponibilidad para la entrega incondicional a los designios que el Señor tenía preparados para ella. Igualmente, los seminaristas, futuros sacerdotes, sienten esa llamada y quieren ofrecerse sin condiciones a esa llamada de servicio a Dios y a los hombres.

En este curso el Seminario Mayor cuenta con nueve seminaristas, dos diáconos en la etapa pastoral y siete estudiantes de teología en el Teologado de Ávila en Salamanca. La campaña por el día del Seminario se ha difundido a través del suplemento que cada año edita el Seminario en la Hoja Diocesana y por los medios online oficiales del Seminario: Blog y Twitter. En ella los seminaristas mayores nos relatan sus testimonios vocacionales que “Dejan Huella” como la dejó en Sta. Teresa el paso de Dios por su vida. También se podrá descubrir cómo funciona el "Seminario Menor en Familia", así como una preciosa carta que los formadores del Seminario han escrito a Santa Teresa, contándole cómo va la marcha del mismo e implorando su intercesión para que el Señor conceda más vocaciones al sacerdocio. A su vez el Sr. Obispo, D. Jesús García Burillo, ha dirigido una carta a todos los diocesanos con motivo del Día del Seminario, donde resalta la “centralidad” de la familia del Seminario como “el corazón de la diócesis”. Por ello anima a tomar conciencia de la importancia de los sacerdotes y a tomar un “compromiso” en la promoción de la pastoral vocacional.

Además durante esos días el Seminario Diocesano ha organizado distintas actividades. El viernes 20 los formadores y seminaristas visitaron los colegios diocesanos de la Asunción y Pablo VI, y los de las Hijas de la Caridad, Medalla Milagrosa y las Nieves, para difundir la campaña del Día del seminario por medio de vídeos vocacionales y compartir su testimonio personal acerca de la vocación. El sábado 21 y el domingo los seminaristas mayores y menores se repartirán por las distintas parroquias de Ávila para seguir dando testimonio de la llamada recibida por el Señor y seguir animando la pastoral vocacional en nuestras comunidades.

Más información:

Twitter: @Seminarioavila

sábado, 21 de marzo de 2015

"Señor, ¿qué mandáis hacer de mí?"

Queridos diocesanos,

En torno a la fiesta de san José, patrón de la Iglesia universal, celebramos el día del Seminario, del que es singular protector. Este año el lema de la campaña está inspirado en el estribillo de uno de los poemas más conocidos de Sta. Teresa de Jesús: “Señor, ¿qué mandáis hacer de mí?” Esta pregunta ha de convertirse también en el estribillo de nuestro diálogo cotidiano con el Señor. Cuando uno, como nuestra Santa, se da cuenta de que no existe por casualidad ni es el dueño absoluto de su vida, sino que la ha recibido como un regalo que no le pertenece y que Dios le ha creado para algo grande, entonces no puede por menos de ponerse ante Él y decirle siempre de nuevo: “vuestro soy, para Vos nací, ¿qué mandáis hacer de mí?” Si la respuesta es la llamada del Señor a seguirle más de cerca en el ministerio sacerdotal y uno corresponde generosa y decididamente, la Iglesia le abre las puertas del Seminario.

En esta hora ¿qué manda hacer de nosotros el Señor y qué nos manda hacer respecto al Seminario? Cuando con el corazón vuelvo mi mirada a nuestro Seminario diocesano me vienen tres palabras que querría compartir con vosotros: agradecimiento, centralidad y compromiso.

Agradecimiento porque el Seminario está vivo, no es sólo un edificio de piedra sino una comunidad de personas en quienes Dios nos manifiesta que sigue llamando y que hay jóvenes dispuestos a responderle con determinación, entrega y alegría. ¡Y esto es un milagro asombroso! Es un milagro que tengamos nueve seminaristas mayores, de los cuales dos son ya diáconos y el resto estén formándose en nuestro Teologado en Salamanca. Es un milagro que un grupo de muchachos participen cada quince días en el Seminario en familia o en los encuentros vocacionales para pedir al Señor que les muestre – como decía la Santa – el estado en que le han de servir (cf. Vida 3,2). Por cada uno de ellos, con su rostro y su historia, damos gracias al Señor. En ellos está haciendo “obras grandes”; a través de ellos, de su ejemplo y entusiasmo, interpela a otros muchos; con ellos miramos con esperanza el futuro.

Centralidad. El Seminario, “corazón de la diócesis”, nos invita también a valorar y a tomar conciencia cada vez más de la necesidad de los sacerdotes para la vida de la Iglesia y del mundo. ¡Necesitamos sacerdotes! En estos últimos años han fallecido muchos en nuestro presbiterio. Pero los necesitamos no sólo por razones numéricas o de atención pastoral sino, sobre todo, porque el mundo sigue necesitando hoy hombres que, haciendo las veces de Cristo, le ofrezcan una Palabra de luz verdadera, un Alimento de Vida eterna, un Amor que cure y salve, una Guía orientadora hacia Dios. En su tiempo, Sta. Teresa fue muy sensible a esta necesidad de sacerdotes, los “capitanes del castillo”, y a la complejidad de su misión en el mundo, porque “han de ser los que esfuercen la gente flaca y pongan ánimo a los pequeños”. Y añadía: “¡buenos quedarían los soldados sin capitanes!” (Camino 3,2).
Compromiso. Por eso, lo primero y principal que hizo Sta. Teresa y recomendó a sus monjas – y a nosotros – es orar por ellos y por las vocaciones al sacerdocio, pues es Dios quien llama. “Para estas dos cosas cosas – decía la santa Madre – os pido yo ser tales que merezcamos alcanzarlas de Dios: la una que haya muchos… y a los que están muy dispuestos, los disponga el Señor; que más hará uno perfecto que muchos que no lo estén. La otra, que después de puestos en esta pelea… los tenga el Señor de su mano” (Camino 3,5). Pero a la oración constante se ha de unir también – como nos recuerda el papa Francisco – el “fervor apostólico contagioso” de nuestras comunidades cristianas, especialmente el testimonio de sacerdotes “entregados y alegres”, que entusiasme y resulte atractivo para nuestros niños y jóvenes, junto al atrevimiento a proponerles sin miedo en nuestras familias y parroquias la vocación al sacerdocio como un camino de plenitud personal (cf. EG 107). San Juan Pablo II lo dijo en Cuatro Vientos: “al volver la mirada atrás y recordar estos años de mi vida os puedo asegurar que…merece la pena dar la vida por el Evangelio y por los hermanos!”

“Señor, ¿qué mandáis hacer de mí?” Tres actitudes nos pide a todos ante el Seminario: agradecimiento, conciencia de la necesidad de sacerdotes, compromiso orante y personal. El aumento de vocaciones al sacerdocio es uno de los frutos que esperamos alcanzar del Señor en este año Jubilar teresiano y en la misión diocesana en marcha (cf. Carta Pastoral V Centenario, 84-87). Permitidme terminar dirigiéndome a los jóvenes de Ávila con las palabras que les escribió Benedicto XVI con motivo del Centenario de la Fundación de San José: “Aspirad también vosotros a ser totalmente de Jesús, sólo de Jesús y siempre de Jesús. No temáis decirle a Nuestro Señor, como ella: «Vuestra soy, para vos nací, ¿qué mandáis hacer de mí?» (Poesía 2). Y a Él le pido que sepáis también responder a sus llamadas iluminados por la gracia divina, con «determinada determinación», para ofrecer «lo poquito» que haya en vosotros, confiando en que Dios nunca abandona a quienes lo dejan todo por su gloria (cf. Camino de perfección 21,2; 1,2)”.

Con mi afecto y bendición,

+ Jesús, obispo de Ávila.

martes, 17 de marzo de 2015

"¿Qué mandáis hacer de mí?"

Imagen de la portada del especial del Seminario
Durante toda esta semana, y especialmente el domingo, estamos celebrando el Día del Seminario, que este año tiene un marcado carácter teresiano, dado que estamos inmersos en el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Por eso, el lema elegido para la ocasión es "¿Qué mandáis hacer de mí?", unas palabras de la propia Santa de Ávila, que alúden a su entrega incondicional a los dseignios que el Señor tenía preparados para ella. Igualmente, los seminaristas, futuros sacerdotes, sienten esa llamada y se ofrecen sin condiciones a esa vocación.

Como se ha hecho en otras ocasiones, el Seminario Diocesano ha editado una revista que se incluye como suplemento de la Hoja Diocesana del mes de marzo. En ella, podrás conocer de primera mano a cada uno de nuestros seminaristas, qué piensan y cómo viven su vocación. Pero también podrás descubrir cómo funciona con los más jóvenes el llamado "Seminario en familia", así como una preciosa carta que, tanto el Rector como los formadores, han escrito a Santa Teresa, contándole cómo va la marcha del Seminario e implorando su intercesión para que el Señor conceda más vocaciones al sacerdocio.

Puedes descargarte este especial PINCHANDO AQUI

lunes, 16 de marzo de 2015

Cambio de hora para la Misa en la Catedral del 28 de marzo, V Centenario de Santa Teresa

El Coro y Orquesta del V Centenario volverán
a actuar en la Catedral de Ávila el 28 de marzo
Con el fin de cuadrar mejor todos los actos que hay previstos para el día 28 de marzo (día en el que se cumplen los 500 años del nacimiento de Santa Teresa de Jesús), la diócesis de Ávila anuncia que adelantará media hora la Eucaristía de la Catedral para celebrarla finalmente a las 12:30 horas. Se trata de la Misa Votiva por Santa Teresa, algo que ha concedido excepcionalmente el Santo Padre para los templos jubilares de la diócesis, ya que en un principio, y dado que ese día es feria de Cuaresma, las normas litúrgicas lo impedían. Estará presidida por el Obispo de Ávila, Mons. Jesús García Burillo, y en ella actuará el Coro y la Orquesta del V Centenario.

Asimismo, recordamos que ese día habrá una primera Eucaristía en la Casa Natal de Teresa, el Convento de la Santa, a las 10 horas (horario que se mantiene conforme a lo ya anunciado).

"No podemos permanecer callados"

Aunque apenas hablamos de ello porque no sucede en Europa, existe una honda preocupación en toda la Iglesia por la incesante persecución religiosa a cristianos de Oriente Medio y algunas regiones de África. Se podría decir, incluso, que este hostigamiento es aún mayor que el que tuvo lugar en los inicios del Cristianismo. La situación que se vive en determinados países es muy trágica. Los ataques a los fieles cristianos, y de otras confesiones, se llevan a cabo rutinariamente en algunos Estados: los miles de refugiados en Siria; el rapto de niñas y la quema de escuelas e iglesias por Boko Haram en Nigeria; en Arabia Saudí se impide la manifestación pública de la fe cristiana, celebrar misas o llevar signos religiosos; en Pakistán, una ley contra la blasfemia ha originado sentencias de muerte contra misioneros y sacerdotes por proclamar su fe; en Libia asesinaban recientemente a 21 cristianos coptos, recogidos en espeluznante video; y especialmente difícil es la situación que se vive en Irak con la proliferación de ataques del autodenominado Estado Islámico.

miércoles, 11 de marzo de 2015

Una invitación para acercarnos al corazón de Santa Teresa en su V Centenario

Mons. García Burillo, junto a Jorge Zazo
(Delegado diocesano para el V Centenario)
Ayer por la tarde, el obispo de Ávila presentaba su nueva Carta Pastoral con motivo del V Centenario. Y lo hacía definiéndola como "una invitación a todos abulenses para que se acerquen al corazón de Santa Teresa, que cojan lo mejor que tiene, lo apliquen a su vida, y hagan de ella una vida nueva. Es lo que tantas veces repito de conseguir una verdadera renovación espiritual siguiendo los criterios de espiritualidad de Santa Teresa".

Así, tras un breve recorrido biográfico por la vida de Teresa de Jesús y un acercamiento al Avila del siglo XVI, Don Jesús propone cuatro aspectos esenciales de la espiritualidad teresiana para que, leyendo la Carta, llegue al interior de uno mismo y pueda transformar un poco su corazón, su alma, su vida. Esos puntos esenciales son:

-La oración: acercarnos y abrirnos a la presencia de Dios, "que lo tenemos bastante alejado en nuestra vida cotidiana". Para Teresa, Cristo era el motor de su vida, y tenía la certeza de que siempre estaba con ella.

- La vida fraterna, el pensar en los demás: “la gran crisis económica que hemos estado padeciendo desde hace siete u ocho años jamás hubiera sucedido si hubiéramos tenido ese espíritu de fraternidad”.

-  Una vida de austeridad y pobreza: “cuántas veces hemos señalado que esta crisis había llegado porque estábamos viviendo muy por encima de nuestras posibilidades, y hacía falta ajustar el modelo de vida a la realidad”.

- La misión, no quedarse en casa, no cerrarse en uno mismo, sino salir a los demás a llevar el gozo de nuestra vida y de nuestra existencia a los otros. "Esto el Papa lo repite mucho, y nos damos cuenta de que la espiritualidad actual del Papa Francisco coincide normalmente con la espritualidad de Teresa, cuando nos pide que seamos una “Iglesia en salida”.

La Carta mira también al futuro, expresando los frutos que el Obispo desea conseguir en este año lleno de celebraciones.

También ante los medios, nuestro Obispo hizo balance de lo que llevamos de V Centenario, señalándolo como “muy positivo”. “Se ven muchos grupos de peregrinos en nuestras calles, que quieren visitar los lugares teresianos y participar en los actos jubilares”. Faltan grandes citas, como el 500 aniversario del nacimiento de Teresa (el próximo 28 de marzo), el Encuentro Europeo de Jóvenes o el Jubileo de los Obispos, entre otros. Además, Don Jesús se refirió a la próxima edición de Las Edades del Hombre como una gran ocasión para acercarnos a la vida de Teresa de Jesús a través del arte; una cita catequética y cultural que, sin duda, incrementará exponencialmente el número de visitantes a la ciudad que vio nacer a esta gran Santa.