miércoles, 11 de noviembre de 2015

"Los dineros" de la Iglesia de Ávila

Rueda de prensa del Día de la Iglesia Diocesana
(Foto: Tribuna de Ávila)
Este domingo la Iglesia celebra el Día de la Iglesia Diocesana. Una jornada para recordar que todos formamos parte de esta gran familia de la Iglesia, y que somos corresponsables de su funcionamiento. Una Iglesia conformada como una composición entre realidades pequeñas, diminutas, que conforman una realidad mucho más compleja y dinámica que abarca los 5 continentes. Así lo explicaba nuestro Obispo D. Jesús, haciendo hincapié en que es precisamente Cristo quien sirve de unión, de engranaje para que todas esas pequeñas historias formen una sola realidad: la Iglesia universal.

Como es costumbre, también se han dado a conocer los resultados económicos de la diócesis (puedes consultarlos aquí), que este año se han saldado con unos ingresos y unos gastos de algo más de 5 millones de euros. El nuevo ecónomo diocesano, Alejandro Jiménez, ha anunciado que de nuevo, el mayor porcentaje de los ingresos proviene de la asignación tributaria (un 42 % del total). Algo más de 2 millones de euros): se destinan a retribución del clero, retribución del personal seglar, mantenimiento del seminario diocesano, y los gastos de funcionamiento de la Curia y las parroquias. Según el ecónomo, la tendencia es que las aportaciones de los fieles por medio de colectas, herencias, donativos y aportaciones periódicas vayan aumentando, y disminuya el montante obtenido de la asignación tributaria, debido tanto a la crisis económica como a la despoblación que sufre nuestra diócesis.  No obstante,  ha insistido en la idea de que nuestra diócesis es una de las más generosas de toda España, tanto en aportaciones de los fieles como en la declaración de la renta, situándose 10 puntos por encima de la media nacional en número de fieles que marcan la X de la Iglesia.
Estos son los resultados porcentuales del ejercicio de 2014:

1.- INGRESOS
- Ingresos provenientes de aportaciones de fieles: 34,6 %
- Ingresos de la X de la Declaración de la Renta: 42,2 %
- El otro 23,2 % restante de los ingresos proviene de otros capítulos como ingresos resultantes del patrimonio, ingresos corrientes e ingresos extraordinarios.

2.- GASTOS
- Gastos de acciones pastorales y asistenciales: 11,29 %
- Retribución del clero: 32,7 % del total (no llega a un tercio del total de gastos)
- Retribución de seglares: 3,8 %
- Aportaciones a otros centros diocesanos: 1,2 %
- Conservación de edificios y gastos de funcionamiento: 21,23 %
- Gastos extraordinarios: 22,57 % (gran parte de ellos destinados al préstamo concedido para la construcción del nuevo templo parroquial de San Pedro Bautista)
- Existe un remanente de más de 360.000 euros considerado como “capacidad de financiación”, es decir, que se destinará a los gastos del siguiente ejercicio.

Alejandro Jiménez ha querido aclarar varios aspectos que puedan suscitar alguna duda, en esecial al capítulo de ingresos por subvenciones públicas. En este sentido, ha explicado que todo el dinero que la diócesis obtiene de este tipo de subvenciones se destina íntegramente a la conservación y reparación de templos, pero sólo constituye un 25 % de todo lo que se gasta en este apartado (el 75 % restante son aportaciones de la propia diócesis).

 YA NO "SE VIVE COMO UN CURA"
Asimismo, ha querido romper una lanza a favor de los sacerdotes, ya que cada vez son menos (existen tan sólo 52 curas menores de 65 años) y cada vez tienen más ocupaciones y más horas de dedicación exclusiva a sus tareas pastorales. El tiempo que dedican entre semana a atención de parroquias, enfermos, familias necesitadas, … es inmenso, y se amplía los fines de semana, en los que tienen que viajar de pueblo en pueblo a decir varias misas cada uno. Personas profesionalmente cualificadas y con amplia experiencia profesional que realizan todo ello por un suelo neto de 720 euros al mes, por lo que, a su juicio, la expresión "vives como un cura" ya no tiene justificación.

Con respecto a la educación, el ecónomo ha querido desmontar los argumentos que critican la enseñanza concertada y lo que recibe la Iglesia para este tema, tachado en no pocas ocasiones como un “despilfarro”. Y asegura que, mientras que una plaza pública le cuesta al Estado unos 3500 euros por alumno, una plaza en un colegio concertado le cuesta 1800 euros. Esto significa que el Estado ahorra por cada plaza concertada unos 1600 euros por alumno (3 mil millones de euros en todo el país). En lo que respecta a Ávila, y hablando sólo de los colegios diocesanos (Asunción de Nuestra Señora y Pablo VI, que tienen entre los dos 2773 alumnos), esta diócesis está ahorrando al Estado 4,6 millones de euros, que es el doble de lo que percibe la iglesia abulense por la asignación tributaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta esta noticia. ¡Gracias!