lunes, 21 de diciembre de 2015

Portavoces de la Buena Noticia, como los pastores de Belén


Esta mañana ha tenido lugar en el Obispado el tradicional encuentro de Navidad con los medios de comunicación. Junto al imponente Nacimiento realizado por cristianos árabes de Belén, Mons. Jesús García Burillo ha dado a conocer su mensaje de estas fiestas para todos los abulenses. En él, afirmaba que "el niño Jesús, nacido en un pesebre, sin protección alguna fuera de sus padres, es un regalo de la misericordia de Dios para la humanidad". Y, haciendo un paralelismo con las figuras típicas de estas fechas, instaba a los abulenses a que, de alguna manera, todos seamos un poco como los pastores de Belén: humildes, vigilantes, y transmisores de la Buena Nueva: "Ciertamente no eran grandes santos, si nos referimos a personas de virtudes heroicas. Eran almas sencillas. Quizás en este retrato descubramos alguna semejanza con nosotros. El evangelio destaca una característica en estos hombres: eran personas vigilantes. Vigilantes porque pasaban la noche velando sus ovejas; pero también porque estaban dispuestos a oír el anuncio del ángel, la palabra de Dios. No estaban cerrados en sí mismos, tenían un corazón abierto".
Por último, haciendo alusión al Año Santo que acabamos de comenzar, Don Jesús ha expresado su deseo de que esta Navidad podamos acoger a Dios hecho Niño y, con él, acojamos a todos nuestros hermanos: "Nos trae la paz y la dicha, nos salva de nuestros pecados y nos convierte en instrumentos de su amor y su paz. Que cuantos hemos escuchado la Buena Noticia nos pongamos en camino para encontrarle, le acojamos en el alma y nos dispongamos a anunciarlo a los demás".


Preguntado por los periodistas, el Obispo abulense ha querido también hacer un balance del año que ahora termina, y que ha calificado como "hermoso y positivo" para la diócesis, al haberse celebrado "algo tan importante" como el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa. Algo que, espera, pueda seguir dando beneficios espirituales en el futuro, ya que, a su juicio, "esto es sólo el comienzo. No volveremos a vivir otro año como éste en un futuro cercano, pero sí podemos seguir recogiendo los frutos que nos ha dejado el hacer seguido los pasos y las enseñanzas de Santa Teresa". De todos los actos celebrados en esta efeméride, ha destacado el Encuentro Europeo de Jóvenes que acogió nuestra diócesis el pasado verano “que fue fantástico, donde se vio un modelo de juventud futuro, responsable y con gran sentido social”.

En su intervención, el Obispo ha querido unir este V Centenario con el Año de la Misericordia que se acaba de inaugurar, afirmando que "pasamos del año jubilar teresiano, que ha sido un torrente de vida para la provincia de Ávila, al Año de la Misericordia que también es un Año Jubilar y en el que la misericordia es un aspecto del amor que se convierte en atención o ternura hacia las personas”. Asimismo, ha anunciado que en 2016, además de todas las celebraciones jubilares del Año de la Misericordia, se desarrollará una nueva Visita Pastoral al arciprestazgo de Ciudad de Ávila (que comprende las 11 parroquias de la capital abulense).

Tras las fotos de rigor junto al Belén, el Obispo y los representantes de los medios de comunicación han podido degustar un desayuno casero en un ambiente distendido, en donde las tertulias han girado en su mayoría (como no podía haber sido de otra forma) sobre las elecciones generales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta esta noticia. ¡Gracias!