jueves, 26 de mayo de 2016

Cáritas sigue saliendo al encuentro del necesitado, para dejar una huella solidaria en el mundo

"Practica la justicia. Deja tu huella" es el lema elegido para el trabajo de este año de Cáritas, entidad que hoy presentaba su memoria de actividades, coincidiendo con la festividad del Corpus y la celebración del Día de la Caridad. Se trata de concienciar a la población de la necesidad de dejar en el mundo una huella "sostenible y solidaria" de denuncia social, de consumo responsable y colaborativo, de paz y no violencia y de integración, según explicaba nuestro Obispo D. Jesús.

Presentación de la memoria de Cáritas Diocesana
Para ello, Cáritas Diocesana sigue dando respuesta a las realidades de pobreza y exclusión social, llevando a cabo diferentes programas para favorecer el desarrollo integral de las personas. En sus ocho proyectos de actuación invirtieron el pasado año más de un millón doscientos mil euros (1.221.457,39 euros). La mayor parte, destinado al Programa de Acogida y Asistencia, que está dirigido principalmente a afectados por la crisis (dotación de alimentos, gastos de alquiler, luz, agua); en 2015 se atendieron 1.421 familias abulenses, o lo que es lo mismo, 4.263 personas, para lo que se invirtió cerca de medio millón de euros.

El programa de empleo fue la segunda partida de gastos más importante, con casi 210.000 euros que se invirtieron en la orientación, el seguimiento, la inserción socio-laboral y la formación profesional de 413 personas, logrando 189 inserciones laborales. El responsable de esta área, Jesús Gil, destacó la buena marcha de la iniciativa de apoyo al aytoempleo que se viene desarrollando desde hace casi cinco años, y es que desde 2012 han podido poner en marcha 19 empresas, 3 de las cuales están contratando demandantes de empleo de la propia Cáritas.

Entre las actuaciones del pasado año destaca también la puestaen marcha del Economato ubicado en las nuevas instalaciones de la Avenidade Madrid, merced a la cesión que hizo en su día del edificio el Obispado a Cáritas Diocesana. En él se han invertido para su rehabilitación casi 11.000 euros. De momento, está funcionando con normalidad: desde el pasado mes de enero ya se ha baremado la situación familiar y económica de 242 familias, de las que 133 han podido acogerse a los servicios del economato (59 españolas y 74 inmigrantes). De ellas, tan sólo el 25 % realiza alguna aportación para obtener los alimentos, mientras que el 75 % restante recibe los suministros de forma completamente gratuita, ya que carecen de ingresos de ningún tipo. Pero este nuevo edificio de Cáritas no sólo alberga el citado Economato; también se encuentran en él unas mejoradas instalaciones de los talleres de carpintería, así como una sala de informática para impartir formación.

De cara al futuro, Jesús Gil ha avanzado que van a poner todos sus esfuerzos en intentar romper lo que ha denominado como “la tradición intergeneracional de la pobreza”. Este será uno de los grandes retos para Cáritas, que está intentando buscar la manera de fomentar el apoyo a las familias más desfavorecidas con el fin de que sus hijos puedan continuar sus estudios y salir de ese bucle de pobreza familiar en el que es tan sumamente fácil caer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comenta esta noticia. ¡Gracias!